¿Perdido en la incertidumbre? Ever Felt Lost in Uncertainty?

14 Dec 2014 8:46 PM | FIGT Blog Editor (Administrator)

Especially if you are moving for your spouse’s job, you may have the feeling that you cannot make decisions about your own life. But psychologist Paula Vexlir reminds us that — despite the uncertainties of expat life — each one of us has the ability to determine our own life directions and values.

By Paula Vexlir

An edited version of this article was originally published in Expatriates Magazine. See below for English language version.

La incertidumbre y la vida como expatriado generalmente van juntos. Ya sea que tengas dudas sobre cuestiones culturales, sobre cómo se espera que se relacionen las personas (qué se puede decir, cómo se espera que reacciones, etc.), sobre tu nuevo lugar de residencia o sobre cómo lograr hacer las cosas allí. En algunas ocasiones tampoco está claro cuánto tiempo uno se quedará allí con lo cual se suma más incertidumbre a la cotidianeidad.

Si bien es cierto que no todos los cónyuges acompañantes (¡Qué feo que suena esta denominación!; Si a alguien se le ocurre una mejor, ¡bienvenida sea!); es muy común observar que les resulta difícil recuperar el control de la propia vida. Es que quienes acompañan a la persona expatriada terminan sintiendo que hay un montón de decisiones que dependen del trabajo del cónyuge, de su jefe o incluso de las políticas de la empresa para la que trabaja. Es claro que esto le puede suceder a personas que viven toda su vida en el mismo lugar (¿Quién no ha escuchado comentarios en ese sentido en cualquier pareja?). Pero en el caso de los expatriados el impacto de todo lo que se ha dejado atrás por "acompañar" un proyecto termina afectando la manera en que se maneja la situación. En general escucho que uno de los problemas que se presentan es el no poder tomar decisiones acerca de la propia vida.

Esto puede sonar extraño pero si alejamos el foco de nuestra vida en particular, si agrandamos el área de visión, podremos ver que vivimos con la incertidumbre de manera diaria, cotidiana, o, cómo se suele decir en otros lugares, -24 por 7. Cuando cruzamos la calle no pensamos que quizás haya una persona que esté manejando distraída y pase la luz roja; cuando vamos por la vereda (o acera, como prefieran) no pensamos que podría caerse una planta desde algún balcón. La mente está "entrenada" para evadir ese tipo de pensamientos (sí, ya sé, algunos los tienen todo el tiempo pero eso es otra cuestión). La única certeza real es que no podemos predecir lo que va a suceder. Aun así, cuando algo sale diferente a cómo lo planeamos, decimos que fue un imprevisto, un accidente. Pero si miramos nuestra vida y la de los demás en perspectiva veremos que hay un montón de accidentes o imprevistos; algunos fueron buenísimos (lo mejor que nos podría haber pasado) y otros..., -quizás no tan positivos.

Volviendo entonces al tema del "cónyuge acompañante" tendemos a olvidar que ante todo hubo una decisión propia. Mas allá de que nos guste o estemos arrepentidos [1] es importante recordar que hubo motivos, razones que nos llevaron a decidir que queríamos apoyar esa oportunidad laboral de nuestra pareja (y aquí entra una lista que es distinta para cada quién, desde mejoras económicas para la familia hasta apoyar a la pareja pasando por todas las ideas que cada uno tuvo que poner en la balanza). El tema es que sentir que no podemos tomar decisiones acerca de nuestra propia vida nos lleva a acumular resentimiento, fastidio, molestia hacia nuestro cónyuge, su trabajo, su jefe y la empresa. Esos sentimientos terminan por hacernos sentir peor, los padecemos y nos producen un gran sufrimiento. Van creciendo en nuestro interior y van envenenando nuestras relaciones, nuestros vínculos (y en algunos casos nuestra cotidianeidad). 

Entonces quizás podamos pensar en cambiar la mirada, el enfoque, e intentar uno que esté relacionado con la resiliencia y la flexibilidad (lo cual sería una ganancia real, una que nadie ni nada podrá quitarnos porque es absolutamente personal). Ojo, se me impone una aclaración importante: sé perfectamente que no es nada fácil cambiar nuestra perspectiva y en algunos casos necesitamos ayuda con eso. Mantener una actitud positiva puede ser sumamente complicado y difícil y eso es simplemente normal: nada es peor que sentirse mal y aumentar el malestar por no poder estar con una mentalidad positiva y tampoco es bueno forzarse a sentir algo que uno no siente. La propuesta es más bien recordar que la vida puede traernos un cambio grande e imprevisto en cualquier momento. Entonces la próxima vez que estés dudando acerca de empezar un proyecto, anotarte en unas clases o pensando qué es lo que quieres hacer con tu vida undefinedespecialmente si estás sintiendo que no puedes planificar nada porque no sabes cuando te irás de ese lugarundefined te propongo que recuerdes que, si bien hay incertidumbre, la dirección que le des a tu vida y tus valores siguen siendo una decisión 100% tuya.


[1] Arrepentirse no tiene nada de malo, también puede pasar; lo único que falta es que si uno lo esta pasando mal también se achaque el haberse arrepentido de la decisión.


Ever Felt Lost in Uncertainty?

By Paula Vexlir

Uncertainty and expat life usually go together. Sometimes you might feel insecure regarding culture, relationships or how to get things done in your new location. Also, it might be quite unclear how long you are going to stay and that brings even more uncertainty to the equation.

What is certain: Uncertainty

Even though not all expat spouses have left a job/career behind, a common trend is to find it quite difficult to regain control of your own life. It is easy to feel that there are lots of decisions that depend on your spouse's job, boss or company policy.

Of course, this could happen to people living in the same location all their lives. But all the things left behind have a huge impact when dealing with the situation. Overall, you may have the feeling that you cannot make decisions about your own life.

It might sound weird but if we enlarge our vision, if we widen our look, we will see that we live 24x7 with uncertainty. When we are crossing the street we don´t think that the driver could get distracted and pass the red light; while walking on the sidewalk we don't consider that a plant might fall from a balcony onto our head. Our minds are “trained” to avoid those thoughts.

The only thing we know for certain is that we cannot predict what will happen. We usually call the events that change our plans “accidents”. But if you look at your and other people's lives, you will most likely find lots of “accidents” or unexpected situations. Some led to great results and others… maybe not so much.

Remember there was a decision

So going back to the accompanying partner situation, we tend to forget that there was a decision in the first place. Whether we like it or regret it, there were reasons that made us decide to follow our spouse's job opportunity.

Feeling unable to make decisions on our life just leads to resentment towards our spouse, his/her job, boss and company. Those feelings make us feel bad, constrain us and cause us to suffer. They grow inside us and can poison our relationships.

Know that you have choices

A different approach would be helpful: one that involves resilience and flexibility (which, by the way, will be a real gain, no one will ever be able to take that away from us).

Don't get me wrong: I know that it's not easy to change our perspective and sometimes we might need help to get there. Maintaining a positive attitude can be quite hard and that it´s just normal.

But knowing that life can give us huge and unexpected changes any minute might be a good reminder.

So next time you are feeling doubtful about starting a project or signing up for a class, think about what you want out of life. Especially if you are feeling that you cannot plan anything because you are not sure when you are heading back, remind yourself that things are uncertain but your life directions or life values are your own ultimate choices.

Paula Vexlir is a clinical psychologist specializing in working with the Spanish-speaking expat community. Since 2002 she has been providing counseling for migrants and expats. By offering an online service she can support Spanish-speaking expats worldwide. She blogs at ExpatPsi.

Site Search:

Mailing address:
Families in Global Transition

C/o Campbell Rappold & Yurasits LLP
1033 S Cedar Crest Blvd
Allentown, PA 18103
USA

admin@figt.org

+1 (703) 634-7400
Skype: figt.administrator

© Families in Global Transition, Inc.